El verano es un excelente momento del año para la instalación del suelo radiante. Se trata de una manera en la que asegurarnos la temperatura del hogar gracias a este sistema. Muchas personas no saben cómo mantener suelo radiante de forma óptima, pero lo cierto es que es muy sencillo.

Características del suelo radiante

Hoy en día, la calefacción por suelo radiante es uno de los sistemas más eficientes que hay hoy en día. Se basa en la circulación de agua a través de un circuito cerrado de tubos que se colocan bajo el suelo de la vivienda.

En caso de instalarlo en el hogar, hay que tener en cuenta el mantenimiento de suelo radiante. De esta forma, se puede alargar su vida operativa para que proporcione un óptimo servicio durante más tiempo.

Si no se le proporciona un buen mantenimiento, pueden producirse diferentes problemas. No mantener suelo radiante puede producir los siguientes problemas:

  • Fugas de agua.
  • Aumento del consumo energético del hogar.
  • Bajada en la eficiencia en cuanto a la transmisión del calor.
  • Deterioro de las diferentes piezas de la caldera de agua.
  • Putrefacción del agua, haciendo que ésta se espese, pasando de un estado líquido a una especie de lodo debido al óxido del interior de los tubos.
  • Desajustes en la regulación del sistema, lo que puede hacer que unas dependencias se calienten de una forma diferente a otras.

Conociendo lo que puede suceder… hay que buscar el coste del mantenimiento de este tipo de suelo. Consultar con los profesionales más adecuados puede proporcionar un importante ahorro para mantener suelo radiante de forma óptima. En Servihogar somos especialistas desde hace más de 15 años.

Cómo mantener suelo radiante de forma óptima

Para proporcionar un buen mantenimiento de suelo radiante se deben tener en cuenta muchos aspectos. El hecho de mantener suelo radiante de forma óptima tendrá que hacerlo un profesional. Deberá seguir varias pautas:

  • Usar agua a presión para limpiar los circuitos y colectores
  • Vaciar todo el contenido de agua de lo tubos, algo que hay que hacer cada año.
  • Según recomendaciones del instalador, la revisión de lodos debe hacerse de forma periódica para evitar su proliferación.
  • Controlar y verificar el correcto funcionamiento de los caudalímetros.
  • Regular de forma independiente cada circuito con el que cuenta la instalación. Para ello usarán los caudalímetros para regularlo todo y que la temperatura sea igual en toda la casa.

Aspectos importantes para mantener suelo radiante

Cuando un profesional haya realizado esta parte del mantenimiento, no se ha acabado todo. Para mantener suelo radiante de forma adecuada se debe llenar de nuevo la instalación con agua, pero también hay que añadir un aditivo específico. De esta forma se desincrustará y limpiarán los tubos por dentro.

Es necesario tener en cuenta hacer esta operación al menos una vez al año. Vaciado, limpieza con agua a presión y llegar de agua el sistema con el aditivo.

El mantenimiento barato de suelos radiantes

Esta clase de mantenimiento de suelo radiante no tiene por qué ser una operación cara sino todo lo contrario. En este caso, se pueden realizar dos tipos de mantenimientos. Uno de ellos es el correctivo, donde solamente deben corregirse los pequeños desperfectos. También hay que cambiar los elementos que no funcionan dentro del sistema, siendo buenas ideas para mantener el suelo radiante en buenas condiciones.

Otro mantenimiento es lo que se conoce como mantenimiento preventivo. De esta manera mantener suelo radiante de forma adecuada será mucho más sencillo.

Con el mantenimiento preventivo se recomiendan realizar inspecciones periódicas. Con ellas se puede comprobar las condiciones en las que está el sistema. Gracias a esta revisión se pueden detectar piezas que estén defectuosas y que no estén haciendo su labor correctamente. Se sustituyen y con ello se evita que pueda producirse una avería.

Por otro lado, no hay que olvidarse de instalar un sistema de decantación de lodos. Se aconseja instalar antes de la caldera y este dispositivo cuenta con varias partes. Un separador de sólidos que estén en suspensión, separador de gases, capturador de sólidos y finalmente un grifo para el vaciado del resultado de la depuración.

Las ventajas de tener un suelo radiante en las mejores condiciones

El hecho de mantener suelo radiante de forma óptima trae consigo una gran serie de beneficios, como por ejemplo:

  • Permite ahorrar hasta un 20% si se compara con la calefacción convencional.
  • El sistema no solo calienta, sino que puede ser útil también en verano, refrescando el suelo cuando hace más calor.
  • Dado que el aire caliente es menos denso que el frío, el aire que se calienta con el suelo radiante, asciende y se reparte de forma más homogénea.
  • Dado que no tiene corriente de aire, no provoca sequedad en el ambiente. Con ello se reduce notablemente la presencia de ácaros y polvo, ideal para asmáticos o alérgicos.
  • No ocupa espacio útil en la vivienda y se puede tener un efectivo sistema de climatización en el hogar.