A medida que nos damos cuenta de que los espacios deben estar bien iluminados y climatizados, también comprendemos claramente que un sistema de ventilación de calidad es importante para nuestra salud y bienestar. Por esta razón, los recuperadores de calor han pasado a ser parte integral de nuestros hogares, así como de otros espacios.

Y es que los recuperadores de calor brindan aire interior de calidad con un microclima agradable mientras ahorran energía. Es decir, ventilan los espacios internos con eficiencia energética durante todas las épocas del año.

¿Qué es un recuperador de calor?

Un recuperador de calor es un sistema de ventilación mecánica, cuyo objetivo es renovar el aire interior y climatizar el ambiente, a la vez que permite ahorrar energía. Esto es, cuando el aire interior circula en épocas del año más cálidas, el recuperador de calor suministra aire fresco y al mismo tiempo elimina el aire contaminado y/o caliente. En invierno el proceso de flujo de aire frío/calor se invierte. Es decir, durante el invierno calienta el aire frío que proviene del exterior y en el verano enfría el aire caliente que entra. Esto sin perder la adecuada temperatura del aire interior. Todo ello aprovechando la energía que se desprende en el proceso.

Con frecuencia, las personas confunden refrigeración con ventilación. Estos son conceptos diferentes porque todo lo que sopla aire dentro de una habitación solo la enfría, no la ventila. La ventilación de un espacio cerrado se produce mediante el intercambio de aire del exterior al interior.

¿Cuáles son las ventajas de un recuperador de calor?

Al instalar un recuperador de calor en casa o en el edificio, las ventajas que trae consigo este sistema de ventilación son múltiples:

  • Proporcionan una temperatura adecuada en el lugar.
  • Garantizan una ventilación constante y aire saludable.
  • Regulan el nivel de humedad necesario para los residentes.
  • Reducen las facturas de calefacción hasta en un 50% durante la temporada de frío, al permitir reutilizar el calor del aire extraído del espacio.
  • No requieren de energía eléctrica.
  • Son silenciosos, si se trata de equipos de recuperación de energía de calidad y son bien instalados.

¿Cuáles son los tipos de recuperadores de calor?

Al elegir un sistema de ventilación mecánica para la casa o edificio, es necesario conocer los tipos de recuperadores de calor que existen:

·         Recuperador de placa:

Las corrientes de aire permanecen completamente aisladas entre sí a medida que el calor viaja a través de las placas. Pero el aire nuevo que entra a la habitación se calienta utilizando el calor del aire de escape. Ante el avance tecnológico su eficiencia energética es relativamente baja: solo puede reutilizar hasta el 60% de la energía durante la ventilación.

·         Recuperador rotatorio:

Con este sistema el aire usado que sale de la estancia fluye a través de los tubos del rotor y los calienta. A medida que el rotor gira continuamente, pasado un tiempo estos tubos ingresan al suministro de aire, de modo que fluye aire nuevo a través de ellos. Por tanto, el nuevo aire exterior que circula a través de las tuberías se calienta, aprovechando así el calor del aire de escape.

·         Recuperador de contraflujo:

Se caracteriza porque en el intercambiador de calor el aire fluye en direcciones opuestas entre las placas. Cada segundo, el aire caliente sale y el aire frío del exterior fluye a través de las otras tuberías. Cuando el calor circula a través de las placas, las corrientes de aire de suministro y escape permanecen completamente aisladas entre sí. Actualmente, es considerado el más eficiente del mercado.

¿Qué normativa aplica para el uso de recuperadores de calor?

Por el interés general de cuidar la salud de sus ciudadanos y el medioambiente, la Unión Europea ha establecido normativas como el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) y Código Técnico de Edificación (CTE) que regulan entre otros aspectos los sistemas de ventilación centrándose en la eficiencia energética. En viviendas u otros espacios, dichos reglamentos establecen la obligatoriedad de garantizar la calidad del aire interior.

Asimismo, el RITE mide la calidad del aire interior en edificios o grandes locales no destinados para viviendas. En este sentido regula la instalación de los sistemas de ventilación mecánica, con el propósito de evitar la excesiva contaminación de sus interiores.

En su IT 1.2.4.5.2, el RITE establece la obligatoriedad del uso de los recuperadores de calor cuando el nivel del caudal de aire expulsado sea superior a 0,5 m³/s.

Importancia de los recuperadores de calor en la vida diaria

A la hora de renovar el aire en las viviendas u otros espacios, los recuperadores de calor son fundamentales. Su importancia radica en que permiten un microclima saludable y equilibrado en las estancias.

Además, hoy día son especialmente valorados por su capacidad para limpiar eficientemente el aire interior. Por sus filtros especiales, los recuperadores protegen contra enfermedades causadas por moho, hongos, bacterias y otros organismos no deseados. Utiliza los recuperadores de calor en tu hogar y disfruta de todos sus beneficios.

En Servihogar te asesoramos para elegir el mejor sistema de ventilación

Ahora que ya conoces cuáles son las ventajas de los recuperadores de calor y qué tipos hay, te animamos a que entres a a nuestra web y consultes las diferentes soluciones para la climatización que tenemos para ti. ¡Contáctanos y te asesoraremos sin compromiso!